Estrés

Estrés

El estrés es una respuesta normal de tu organismo frente a situaciones nuevas, buenas o malas, que obligan a tu cuerpo a adaptarse a ellas. El mecanismo de adaptación de tu organismo produce la  secreción de sustancias como la adrenalina, que provoca  cambios en casi todos los órganos y las funciones de tu cuerpo:

El cerebro: la mente aumenta su estado de alerta y los  sentidos se agudizan.

El corazón: late más fuerte y rápido.

El flujo de sangre: se contraen las pequeñas arterias.

Los nervios, las hormonas, la digestión y la función  muscular también participa.

El estrés es una respuesta normal de la vida de toda persona y  en niveles bajos es bueno, ya que te motiva y puede ayudarte a  ser más productivo.

Sin embargo, demasiado estrés o una respuesta demasiado fuerte al estrés es perjudicial para nuestra  salud. Es importante detectar a tiempo sus síntomas,  tratarlo y así evitar posibles repercusiones tanto a  nivel psíquico como físico. Los síntomas pueden ser físicos, psíquicos y de  comportamiento, presentándose con diferente intensidad y  variedad en cada persona. Los más característicos son:

SÍNTOMAS FÍSICOS

Dolor de cabeza, alteraciones  digestivas, contracturas musculares,  trastornos del apetito, palpitaciones,  cansancio persistente…

SÍNTOMAS COMPORTAMENTALES

Insomnio ocasional, ansiedad,  irritabilidad, descenso de la libido, dificultad para concentrarse,  baja autoestima…

SÍNTOMAS PSÍQUICOS

Consumo excesivo de alcohol, tabaco,  azúcar, chocolate, café…, dificultad  para relacionarse, hiperactividad, o  falta de organización, apatía,  agresividad…

Los síntomas del estrés, aún siendo leves, pueden resultar molestos y comprometer tu calidad de vida.

Consejos para afrontar el estrés:

-       Realizar ejercicio regularmente, el ejercicio nos permite liberar tensión y energía. Además está demostrado que realizar ejercicio de manera regular libera sustancias en el organismo que nos hacen sentir mejor.

-       Realizar ejercicios de relajación, llevar a cabo estos ejercicios ayudan disminuir los niveles de estrés de forma significativa.

-       Descanso, se debe intentar descansar al menos 7-8 horas diarias, pues  la falta de sueño y el cansancio aumentan nuestra percepción de estrés.

Si el nivel de estrés es muy elevado y persistente en el tiempo, sería recomendable que la persona acuda a consulta. En Gabinete Psicológico Soriano contamos con múltiples técnicas eficaces que nos ayudan a conocer los factores causantes del estrés y a afrontarlos de la mejor manera posible.

4 febrero, 2014