Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

La experiencia de acontecimientos estresantes tiene indudables consecuencias sobre la salud física y psicológica. Existe un grupo de trastornos mentales que se vinculan más específicamente a estos estresores. Entre ellos, encontramos el trastorno de estrés postraumático.

Se estima que entre el 50 y el 60% de las personas, al menos han experimentado un suceso traumático en sus vidas (accidentes de tráfico, agresiones sexuales, catástrofes naturales, guerras, terrorismo, etc.), aunque no todos ellos desarrollan una alteración mental. La mayoría de las personas que experimentan este tipo de situaciones presentan síntomas al principio, pero solo algunas de ellas desarrollarán el trastorno de estrés postraumático a medida que pasa el tiempo. Aún no queda claro el motivo por el cual algunos desarrollan el TEPT y otros no.

Las posibilidades de desarrollar este tipo de trastorno dependen de muchos factores:

la intensidad o duración del trauma;

si resultó herido o perdió a alguien importante en su vida;

la proximidad con el evento;

la intensidad de su reacción;

el grado de control que usted sintió sobre lo sucedido;

el grado de ayuda y apoyo que recibió con posterioridad al evento.

Los síntomas del TEPT por lo general se manifiestan poco después del evento traumático, pero podrían no hacerlo hasta pasados algunos meses o años, e incluso aparecer y desaparecer de forma intermitente durante muchos años. Si los síntomas se prolongan durante más de 4 semanas y le provocan una gran angustia o interfieren con su vida laboral o personal, es posible que padezca un trastorno por estrés postraumático.

Existen cuatro clases de síntomas de TEPT:

1. Revivir el evento (también llamado síntomas de reexperimentación).
Usted puede tener malos recuerdos o pesadillas, incluso puede sentir que el evento vuelve a ocurrir. Esto se conoce como una escena retrospectiva.

2. Evitar situaciones que le recuerdan el evento
Usted puede tratar de evitar situaciones o personas que desencadenan sus recuerdos del evento traumático, quizás hasta evite hablar o pensar sobre dicha situación.

3. Cambios negativos en las creencias o sentimientos, El modo en que piensa sobre usted mismo o sobre otras personas se modifica debido al trauma.
Tal vez le resulte difícil expresar sus sentimientos o puede no estar interesado en las actividades que antes disfrutaba. Esta es otra manera de evitar los recuerdos.

4. Sensación de excitación (también llamada hiperactivación)
Usted puede estar nervioso o siempre alerta y a la defensiva en caso de peligro. Esto se conoce como hiperactivación.

Cuando usted desarrolla TEPT, enfrentar el pasado puede ser difícil. En lugar de contarles a los demás cómo se siente, puede mantener sus sentimientos reprimidos. Sin embargo, el tratamiento puede ayudarle a sentirse mejor. En Gabinete Psicológico Soriano el abordaje terapéutico va encaminado a eliminar o disminuir el efecto de la huella dejada por el acontecimiento, utilizando el afrontamiento progresivo y la reevaluación de lo acontecido: supongamos que nuestro cerebro es una estantería con muchos libros y documentos. Un acontecimiento traumático, lo que hará, será volcar la estantería mezclando toda la información. El trabajo terapéutico deberá consistir en dotar nuevamente de sentido a los datos mezclados y colocar en su sitio cada uno de ellos.

4 febrero, 2014