“Mens sana in corpore sano”

Hoy 6 de abril se celebra el Día Internacional de la Actividad Física. La actividad física consiste en cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que lleva consigo un consumo de energía. La intensidad de la actividad física depende y varía según las personas. Como ejemplos de la actividad física se encuentran: caminar a paso ligero, bailar, andar en bicicleta, nadar, correr, etc.

En  un día como hoy no queremos olvidarnos de la importancia de tener un cerebro en forma. Somos conscientes que el interés por cuidar el cerebro va creciendo día a día y, cada vez más, nos preocupamos por buscar ejercicios para agilizar y activar las capacidades cognitivas: sudokus, sopas de letras, crucigramas, etc. Sin embargo, aún no somos del todo conscientes de que lo más efectivo para tener un cerebro sano es ser fiel a un estilo de vida saludable y completo que incluya deporte, ejercicio cerebral para entrenar las capacidades cognitivas, una adecuada nutrición, el control del estrés, etc. Todo esto hará que tanto las capacidades como el rendimiento cognitivo mejoren notablemente.

Es muy común el error de tender a hacer una separación entre cuerpo y mente, como si fueran dos entes distintos sin nada en común. Esta idea es equivocada y debemos concienciarnos y acostumbrarnos a pensar en estos dos conceptos como uno mismo: la salud. Además, en los últimos años, los neurocientíficos han demostrado la interesante relación existente entre cuerpo, mente y cerebro.

¿Qué hay de la pareja deporte y cerebro? Parece que están muy unidos. Deporte y cerebro están más relacionados entre sí de lo que parece. Ambos están implicados en nuestro bienestar, por lo que es necesario trabajar en ellos. Para alcanzar un máximo rendimiento cognitivo, el cuerpo tiene que trabajar duro. Un dato: las personas que realizan habitualmente actividad o ejercicio físico viven más tiempo (3 años más de media), valiéndose por sí mismos y teniendo una mejor calidad de vida según el Estudio sobre Promoción del Ejercicio Físico, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

Deporte y cerebro van de la mano. La actividad física influye en la manera en qué pensamos y sentimos y afecta al aprendizaje, al estado de ánimo, a la atención, a la ansiedad, al estrés y tiene la capacidad de inmunizarnos contra algunas enfermedades o, al menos, refrenarlas o paliarlas.

Algunos de los beneficios más llamativos e importantes que produce la realización de actividad física son la neurogénesis (creación de neuronas) y la disminución de la muerte de las neuronas (apoptosis); Además, el ejercicio hace que las conexiones entre las neuronas sean mayores, más fuertes y eficaces, favoreciendo capacidades como aprendizaje y memoria, entre otras.

Podemos estar seguros de que la máxima “Mens sana in corpore sano”, recitada por Juvenal, es un sabio y conveniente consejo.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>